Nace un nuevo proyecto

Esta idea nace de querer transformar y mejorar aquello que nos rodea. Y nace también de dos cabezas sentipensantes, puesto que Carmen y yo nos sentimos apasionadas por nuestra profesión y, también, de esta pasión y amistad, surge este proyecto.

Nos une una misma filosofía entorno a las personas con TEA y sus familias: mejorar su calidad de vida, empoderarlas y compartir parte de este camino en el que aprender a potenciar y trabajar todas las habilidades que sus hijas e hijos poseen.

Por otro lado, entendemos que la participación es el camino. Y la participación siendo partes de una familia, un colegio, una casa,… Nuestra vida se desarrolla en entornos naturales y es ahí donde se configuran nuestras relaciones y nuestras posibilidades de ser parte de esta vida en comunidad.

Y de esta manera de entender esta labor colaborativa entre familia y profesionales ha nacido nuestro nombre como equipo: Ambau significa en Esperanto Ambas/Ambos.

Nos sentimos identificadas con la idea de un lenguaje universal neutro y que fomente aquello que para nosotras es tan valioso: la comunicación, por ello la elección de una palabra en Esperanto.

Por otro lado “ambau” es ambas/ambos partes de un mismo equipo: familia y profesionales. Nuestra filosofía se centra en trabajar con las familias y crear conjuntamente una hoja de ruta para la intervención con su hij@ con TEA. Defendemos la idea de que nadie como la familia conoce a su hij@ y sabe qué es lo mejor para él/ella, por ello, desde este modelo colaborativo deseamos ser un equipo y ser ambas partes las que se coordinan para diseñar y llevar a cabo dicha intervención.

Nos sentimos tremendamente ilusionadas con este nuevo proyecto que empieza a caminar y nos encantará que os sintáis parte de él para seguir creciendo juntas/os.

También queremos desde aquí dar las infinitas gracias a David Gil por la web y Juan Pablo Meichtry por el logo, gracias a su tiempo, profesionalidad y dedicación esta web ha visto la luz.

Carmen y Rocío